LA VELA DE INTERIOR, UNA OPCIÓN DE OCIO EN AUGE

Navegar es un deporte acuático emocionante que atrae gente de innumerables países del mundo a las costas españolas, entre otras cosas, por su fantástico clima. La navegación fluvial constituye una actividad turística de futuro ya bastante experimentada y consolidada en otros países europeos desde hace muchos años y, poco a poco, esta modalidad de ocio va adquiriendo más adeptos en España.

El placer que supone recibir un soplo de aire fresco mientras navegas es un lujo que deberías disfrutar más a menudo. Es probable que desconozcas la importante oferta de esta actividad en nuestro país, y es que no solo se puede disfrutar del mar. España tiene multitud de pantanos de formidables características para, por ejemplo, practicar vela. Un verdadero privilegio si vives en Madrid, ya que tienes la oportunidad de abandonar por un instante el estrés de la capital y respirar aire puro en uno de los múltiples parajes que disponen los madrileños y que muchos ignoran.

Por su enorme tamaño, el embalse de El Atazar es llamado “el mar de Madrid”. Tiene un precioso puerto de navegación a vela. El pantano, que fue inaugurado en 1972 y forma parte del Canal de Isabel II, está rodeado por un paisaje agreste, salpicado de jarales y variedades de pinos. Un rincón estupendo rodeado de naturaleza a tan solo 87 kilómetros de Madrid. Tiene el récord de capacidad de almacenaje con más de 400 hectómetros cúbicos.

atazar
Embalse de El Atazar

 

¿Quién se atreve a decir que Madrid no tiene playa? Este embalse es el único de la geografía madrileña en el que está permitido el baño y las actividades acuáticas a motor. El pantano de San Juan fue construido en 1955 para abastecer de agua y electricidad el suroeste de la Comunidad. Tiene una capacidad de almacenaje de 138 hectómetros cúbicos. Situado en los términos municipales de San Martín de Valdeiglesias, El Tiemblo, Cebreros y Pelayos de la Presa, está formado por el río Alberche, afluente del Tajo. Hay que tener en cuenta que la calidad del viento no siempre es la idónea para la práctica de vela, de modo que realizar una buena previsión será fundamental. Con 14 kilómetros de arena, ahora entendemos por qué lo llaman “la playa de Madrid”.

san juan
Pantano de San Juan

 

El embalse de Valmayor es uno de los principales pantanos de la geografía madrileña, con unos recursos naturales espectaculares. Tiene una capacidad de almacenaje similar al de San Juan pero con una calidad de viento superior. Permiten navegar con barcos de vela; todo lo que sea motor está prohibido. Hay que tener cierta precaución porque las entradas suelen ser de piedras. Se encuentra en perfecto estado de conservación y, en muchas ocasiones, está al 100% de capacidad.

valmayor
Embalse de Valmayor

 

Un lugar cercano a la capital (a escasos 50 kilómetros) es el embalse de Pedrezuela, en Guadalix de la Sierra. Este lugar ha estado más de 20 años privado de actividad náutica. Durante este tiempo las instalaciones del puerto deportivo municipal se han dedicado a actividades de pesca y, puntualmente, a actividades de la escuela de formación. A pesar de ser un embalse navegable reconocido, es necesario que se registre una línea mínima de agua que este año, gracias al nivel de precipitaciones registrado, se ha logrado. Son muy recomendables las mágicas puestas de sol.

pedrezuela
Embalse de Pedrezuela

 

No tienes por qué recorrerte media península para disfrutar de una gran jornada de vela. Basta con valorar los múltiples lugares de interés que rodean la ciudad y, de ese modo, embarcarte en una nueva aventura.